Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 29 de septiembre de 2013

¿Qué carro comprar para mi bebé? Cosas que debes saber antes de elegir I


Fuente de la foto: Plan-easy Home

Antes de tener a mi bebé me fijaba en los carritos por lo monos que eran (como es el caso del carrito de la foto de la portada, foto extraída de pinterest), pero cuando me quedé embarazada y tuve que elegir el carrito que compraría para llevar dentro lo más importante de mi vida, mis inquietudes cambiaron y la estética del carro pasó a un tercer o cuarto plano...

Gracias a todas las horas que le dediqué a leer por internet opiniones llegué a un foro en el que una persona experta explicaba así de bien la elección de carrito y por ello quiero compartirlo con vosotras. Es largo, lo sé, pero si buscas carrito o cochecito para tu bebé te aconsejo que lo leas, seguro que aprendes muchas cosas importantes.

Como es un post muy largo lo he dividido en 2. Otro día os pondré la segunda parte.

Antes de nada , debemos saber que la decisión sobre la compra de este producto gira en torno a varios factores pero los más importantes son tres, y será necesario tenerlos en cuenta si queremos acertar.

En primer lugar, el cochecito es, por encima de todo, una herramienta para transportar a un niño por la calle desde que es un recién nacido, hasta que tiene aproximadamente dos años y medio o tres. Y ese niño, que es EL USUARIO REAL de este producto, necesitará cubrir una serie de necesidades en cuanto a confort y morfología.

En segundo lugar, y por este orden, el cochecito es, además, una herramienta para los padres y tendrá que adaptarse a su ritmo de vida sin alterarlo demasiado para que resulte realmente eficaz y no dejemos de utilizarlo en seguida.
La compra maestra de este producto es, la combinación de ambas cosas de manera que, un carro sea cómodo para el niño y al mismo tiempo útil y versátil para los papás. Si uno de estos dos requisitos falla, entonces nos habremos equivocado de producto.

Una vez que esto lo tenemos claro, entra en juego el tercer factor fundamental de la decisión, es decir, EL PRECIO. ¿Cuánto dinero estáis dispuestos a pagar los papás por conseguir un cochecito que sea cómodo para el niño y útil para vosotros? La respuesta lógica es, cuanto menos, mejor, y ahí entraríamos en los conceptos de CARO o BARATO. Un producto no es caro o es barato en función del PVP final, porque habrá gente a la que no le cueste ningún esfuerzo desembolsar 1.000 euros y habrá parejas a las que les suponga un esfuerzo importante desembolsar 500 euros.

En el primer caso, 1.000 euros resultará APARENTEMENTE un precio Barato y en el segundo caso 500 euros resultará APARENTEMENTE Caro. ¿Por qué pongo la palabra APARENTEMENTE en Mayúsculas? Porque lo caro o barato no viene dado por el PVP ni por el poder adquisitivo del que compra, sino por el resultado a medio/largo plazo que me va a dar un producto que he comprado por X euros, es decir, si me gasto en un carro 1.000 euros pero lo utilizo durante 2,5 años con cada uno de mis tres hijos, ese producto me habrá salido barato y rentable...y  al revés, si me gasto 350 euros y, a los meses de haberlo comprado he tenido que acudir de nuevo a la tienda y comprarme otro carro diferente, nos habrá salido caro.

Y ¿Qué necesita un bebé para estar cómodo en un carrito?
Un carro ha sido, es y será siempre un producto compuesto por una silla con un capazo ó una silla sola, pero en ningún caso, el Grupo 0+ (Maxicosi, huevito, o como queráis llamarlo) NO está diseñado con el objetivo de ser utilizado como sistema de paseo sobre un carro, ya que su objetivo real es el de una silla de auto.

Siempre es preferible elegir el sistema de paseo por un lado y el sistema de seguridad para el coche por otro, y no mezclarlos con el "3 en 1", de la misma manera que no elegimos el casco de la moto a juego con el sofá del salón

EN CUANTO AL CAPAZO:
Se puede decir que la función principal de un capazo es permitir que el niño se pueda colocar recostado sobre su espalda y proteger su cuerpo de cambios bruscos de temperatura que son los principales detonantes de catarros, mocos, bronquiolitis, neumonitis y de más. Teniendo en cuenta que va a moverse por diferentes climas en un período corto de tiempo (en la calle, en casa, en el parque y en un centro comercial, por ejemplo) esta segunda función es fundamental.

Existen dos tipos de capazos en el mercado: Los que están homologados para viajar con el niño dentro del coche, y los que no lo están. Aparentemente, que el capazo esté homologado puede parecer una ventaja, pero no lo es. ¿Por qué? Por estos tres motivos:

1.- NO ES EN ABSOLUTO SEGURO: La función principal de un producto de seguridad es evitar al máximo lesiones y minimizar la gravedad de las mismas. Tratándose de un bebé, esto pasa por conseguir que, en caso de impacto, el peque tenga perfectamente protegidas sus partes más vulnerables: cabeza, cuello y órganos internos. Desde el mismo momento en el que el niño viaja dentro de un capazo posicionado perpendicular a la marcha, si se produce un frenazo brusco o impacto, lo primero que saldrá despedido es LA CABEZA, ya que además de ser la parte de su cuerpo que más pesa, no hay nada dentro del capazo que la pueda inmovilizar con relativa eficacia.

2.- NO ES EN ABSOLUTO CÓMODO: Tanto si lleva arnés, como si lleva cinturón ventral, estamos ante un capazo incómodo en el que el colchón del niño está perforado para pasar los arnés o el cinturón. ¿Os gustaría dormir en un colchón con perforaciones en el acolchado y la tela? No, ¿verdad? Pues aunque no lo diga, al niño tampoco. Por otro lado, los tejidos de este tipo de productos tienen que estar sujetos a una normativa de homologación para automóvil y en el caso colchón su composición es 100% polipropileno (derivado del petróleo).

3.- NO ES EN ABSOLUTO TRANSPIRABLE: Salvo alguna excepción, el capazo homologado suele ser de plástico. Teniendo en cuenta que la función principal de esta pieza es la de evitar cambios bruscos de temperatura, un niño tumbado dentro de un capazo de plástico notará mucho más el frío o el calor que un niño que vaya en un capazo que no tenga plástico. ¿Dónde prefieriríais dormir si fueras bebé? ¿En una cunita o en una cajita?

Un capazo que NO sea HOMOLOGADO es justamente lo contrario. Es una pieza confortable que se parece mucho más a una mini-cuna que a un Tupper-ware. Es mullido, y sus materiales tienen una composición mayor de algodón, con un colchón relativamente grueso y sin perforaciones. Este tipo de capazos, salvo alguna excepción aislada, no son de plástico.

EN CUANTO A LA SILLA:
No podemos pretender que un árbol crezca firme y erguido si ya desde el primer día empieza a crecer torcido. ¿Verdad? pues con un niño pasa lo mismo. La postura de la silla, tanto para su espalda como para su cóccix es importantísima, sobre todo durante el primer año de vida en el que no andan y dependen muchísimo más del cochecito. Cuanto más queréis que se pliegue el carro, menos estable es el asiento del niño, y eso tendréis que tenerlo en cuenta. Hamacas amplias, firmes y sólidas.... que permitan al niño colocarse en diferentes posiciones (tumbado, recostado e incorporado). Yo creo que eso es lo que un niño pediría si a él le preguntaran y no una hamaca que se pliega como un acordeón en la que se hunda el culete y el torso se incline hacia los lados porque la cabeza (que les pesa mucho) hace que se venzan por no contar con una hamaca lo suficientemente firme como para ayudarles a mantener la postura.

Y ahora entramos en la parte más polémica de las hamacas. Hamacas que se quedan completamente planas (como las de Bebecar) o hamacas que tienen forma de 4 tumbado (como las de Jane Ryder). Cualquier fisioterapeuta te explicará que es mucho más recomendable una hamaca que tenga forma de 4 que las que quedan completamente planas, ¿Por qué? Básicamente porque en una hamaca que esté colocada en posición tumbada y sea recta, todo el peso del cuerpo recae en los riñones, mientras que en una hamaca tumbada que tenga forma de 4 el peso se reparte entre los riñones y el cóccix. En el caso de un bebé, además, esta posición es aún mas importante.



CON RESPECTO AL CHÁSIS
Dada la fragilidad del niño, es importante tener claro el terreno por el que nos vamos a mover para saber exactamente el carro que necesitamos. Si el terreno es adoquinado e irregular, necesitaremos amortiguación para que la cabeza del niño no vibre, y además es conveniente que las ruedas tengan un diámetro grande.

Si el terreno es más liso, entonces podremos elegir ruedas más pequeñas y renunciar a la amortiguación, pero es conveniente que la tengan, (por pequeña que sea), porque aunque no nos metamos por el campo o por un adoquinado, las aceras también tienen su pequeña irregularidad, y si podemos evitar que la cabeza les vibre como un flan, teniendo en cuenta la fragilidad de los huesos del cráneo y lo que supone para un cerebro inmaduro y frágil estar sometido a una vibración constante, una amortiguación nunca está de más, fundamentalmente por la cabeza y también para la espalda y para evitar que el niño a base de dar botecitos vaya perdiendo la postura y acabe desparramado en la silla.

Si habéis conseguido llegar hasta aquí, ya os habréis dado cuenta de lo importante que es tener muy presente la comodidad del bebé. Los papás de hoy nos zambullimos tanto en diseños, colores, plegados, pesos y regulaciones de manillar que nos olvidamos de algo tan básico como asomarnos al capazo y verificar que tenga un acolchado mínimamente digno y un textil mínimamente aceptable.
Si algo de lo que acabo de contar tiene sentido para ti, lector/a, y consideras que es lo suficientemente razonable como para sopesarlo, te darás cuenta de que ya puedes empezar a hacer tu primera criba.

 Aquel carro que no cumpla con ciertos requisitos que tienen que ver con el confort del niño, descártalo...y a partir de ahí, si quieres, empiezas a plantearte si el manillar es alto o bajo; si el botoncito de plegado es fácil de accionar o no , si el carro se pliega con la hamaca puesta o con ella quitada y si las ruedas son de aire o son de goma Eva, pero con la tranquilidad de que lo más importante está cubierto.

Y hasta aquí los consejos para elegir el carrito para vuestro bebé, el próximo día os daré más consejos y nombraré algunos carros que cumplan con todos estos requisitos mínimos.

Espero que os sirva de ayuda tanto como me sirvió a mi.
Besos
Fuente: Foro crianza natural. Gracias a su usuaria Myrsara.

2 comentarios:

  1. ays, casi llego para la comunión jajaja
    me alegro mucho guapa!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Yo tuve un jane y me salió maravilloso como que lo usé dos veces y lo podía llevar con una mano los dias de lluvia. Tb tengo una sillita de paseo de la misma marca y tb super bien. Otra Olmitos que es un terror... Bueno a Ángela le quedan dos telediarios con la sillita de paseo aunque aún la usamos. Un artículo muy útil.

    ResponderEliminar

No te vayas sin dejarme un comentario. Me encantará saber que pasaste por aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...